La Mujer Canica

jueves, marzo 08, 2007

Pala bra dar



Tengo los huesos llenos de voces y rostros, y las palabras con calzones nuevos. Una se escupe sola de mi boca cuando respira por ultima vez. Salta de mi boca, se cae a diez segundos bajo la nada cordialmente cotidiana del mundo sin sentido en donde no hay bien que por mal no venga ni quedan tantos herreros con casa. Dijo mi tía: "es muy duro, mucho más cuando todo está bien para no estarlo, no se si se entiende... así es la vida agua y ajo como dice el dicho... a agua-ntarse y ajo-derse, ya se vera como se desarrollan los acontecimientos". Desaparece muerta (no aun mi tía). Y yo, que no quiero ser de otra cosa que de agua (en los días como hoy), la lloro harta. Otras andan histéricas por el esqueleto. Una nueva. La busco. No la encuentro. No me espera. Y así, de mareada y rara, me voy gastando como una (yo sí) espera de cosas mejores gastada. Se gasta la lengua simbólica más estas ganas de que él se enamore de mis axilas para sentirme linda y amada por él que es al único que quiero enamorar entregándole la piel y la noche aunque no lo ame. Se gasta la posibilidad de que uno diga de una vez lo que quiere decir sin decir primero lo contrario (suele suceder seguido que no haya más remedio para un buen muerto que empezar a hablar de la vida que lo morirá).
Me gasto. Y voy tratando a la oscuridad de una forma constantemente más correcta cuando ilumina las cosas al ritmo de su pie pleno y veo tu palabra de color anaranjadito sabio con anteojos y un libro bajo la cabeza que me dice, insistentemente, que mire la mía y le diga de que color es: observo: tu palabra es de anaranjadito sabio con anteojos y un libro bajo la cabeza que me dice, insistentemente, que mire la mía. La mía, no sé (------------------)
Pero no te fugues tan rápido porque estoy intentando: mi palabra es... una seducción y una nostalgia imposibles que juegan a un amor obsceno lleno de necesidades que estiran la mano para sentirte, no como el amor, sino como el sexo cuando no es humilde y abre una tregua con el corazón (obstáculo) de dios antes de que lo jodan. Ella va con el viento de corona y arrastra un montón de cosas que no sabe ni se acuerda. Sin saber, con fuego lame cuando le pesa el agua en los ojos y en la garganta. Se embaraza comiendo aire para decirte decirse decirle decir algo en el barro. Quiere decirte y no sabe.
No es un drama filosófico tu petición, sino estos ojos claramente, verdamente, perturbados que tengo como protagonista del cuento que se escribe en pronombre personal y no me deja afuera de la (no menos exaltante) invitación irrefutable de presentación pública, contadorista, dirigida a quienes ponen en duda (el juicio, la imaginación, este perfume tan exquisito y la profundidad de mi pupo) que estas palabras son una forma de conciliar las naturalezas del hombre, mientras se anima, en suma, por el significado.
Ellas, así podrían volver vivas al asunto sin tanta parte muerta.

4 Comments:

Blogger buho said...

sabés ke es lo mas bello de las palabras?..
cuando te parás ante algo tan inmenso,ke no entra en ninguna de ellas,y tampoco kiere hacerlo..
decirlo sería lavulgaridadmas pobre de este mundo,por eso keda en los ojos y en la piel.
mientras tanto a todas la demas hay ke enseñarles a sentir
salvariamos gran parte de esta gran parte ke ya no lagrimea con ninguna palabra

tenkius por el comentari

11:38 a. m.  
Blogger Cecilia said...

"Se gasta la posibilidad de que uno diga de una vez lo que quiere decir sin decir primero lo contrario... "
Uff! y cuantas veces sucede!
imposible hacerlo de una vez¿?
Bellísimo tooodo lo que escribis...
siento ver todo con otras gafas cuando te leo.

1:19 a. m.  
Blogger CARLOS A. GAMBOA said...

Sofía, estoy caminando en el inventario de tus palabras...llegué y me encantó encontrarme con poemas frescos, es un placer!!!
Un gran abrazo

9:21 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estoy aca´ en Buenos Aires, en esta enorme ciudad de solitud leyendo tus poemas me siento un poco junto a vos, pensandote, queriendo estar ahi´ a tu lado, ahora y para siempre!Tu Jorge

12:32 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home