La Mujer Canica

miércoles, octubre 25, 2006

día 40- ...

Ningún semáforo detiene esta cosa.

es una fotografía en el televisor,

una hora de frescura y después lo demás que no importa demasiado:

sólo un cuerno punzante en la tripa del estomago

llamarada de palabras o paladar sin excusas,

una receta médica

una hora cualquiera

un día mas de poca risa, de certeza

y el humo y una estatua libre de fisura o lisa de sentido

------

Como hacer para que ------

Para que ---

todo lo que es, y que es ahora, resurja

como…

un soplo y tensión

en alguno de esos deseos de torpe mona…

Aspirar una sacudida desviante del destino:

nada remplaza a la pregunta última o primera

(quizá esa diferencia ni siquiera tenga importancia)

chiflada: si te devora ahora

igual, todo es un brote de apariencias y palabras que nos arrumban

separar el lenguaje y el deseo

en la noche,

para hablar de cosas y más cosas,

utopías de la paloma escapada,

no es más que un ejercicio

como respirar o seguir muriéndote de a poco

y vos, siempre vos como una ciega mirando de lado a lado

la misma espina

de nosotras juntas

entre querer y poder ser:

Nadie nos ve cuando pintamos soles.