La Mujer Canica

jueves, septiembre 07, 2006

dia 39-

El
dice que existe esa calma
del hombre común
que impide la paz.
Dice que no hay voz ahí
Que no hay manos que busquen

El
Quiere la tempestad que ella ama
Pero
El
Le da miedo lo que ella ama
El.
Mira la arruga en la sábana
Saca la basura de adentro
Vive otro día gris de guantera
Suspira rabia, no amor

El
Dice que la mira
en su oficio de no poseerse
Ella
Es de ellos, los otros
en su oficio de enterrarse en la escritura
de nadar lenguaje
de alienarse en el amor.

El
Quiere matarla
por joven
y por eso hermosa:
esa animalito golondrina
camina fresca
con la eternidad y la dignidad de la santa belleza.
Si no
vendrá el después a torturarla,
El mismo final
bajo de presión para todo.
Y dice que después
el horror y el sin sentido
la inutilidad de haber sido
Dice que si no destriparla ahora,
sería traicionarla para siempre
Que la muerte al desdichado no le causa espanto
que él quiere recordarla
Rota de tiempo por él, inacabada.

Dice que no puede
Que tiene calma.

La ve pasar.


Ella dijo detenida
... y si inventamos la nada absoluta
cuando corrimos las sombras
y caíste de vos como pregunta.
Y el mundo se desterró de vos
y se ajó el muchachito
que resplandecía palabras con dulzura
y la violencia era tierna de coraje, ternura
y el fuego hería
como lengua furiosa
vengando la noche que no nacía limpia
de amor dolido
de pedacitos o telitas de vos.

Ella dijo
... y ahora que sabés
algunas respuestas a la existencia
tenés desgracia en la piel, huís de la memoria
abandonaste una ilusión y dejaste un vientre vacío
como al corazón de las palabras.
¿Puede ser posible que saber nos endurezca?
¿Será posible perfeccionar el lenguaje/ el alma?

...y...
¿de qué me hablás
cuando te das cuenta
que estoy sola
que voy buscando ciega
dioses en sortijas
que soy un souvenir en el pensamieno,
la carroña de alguna bestia amante,
huesitos vacilantes?

Ella gritó:
Ni la patria encontraste
y ya cerca del encanto desapareciste
pero siempre retornás al mismo lecho
donde jurás una y otra vez no volver
no habitar jamás el amor
para sentirte digno objeto de tu miedo.
Nunca sacudiste las furias por completo
Por eso la calma
Los puntos suspensivos
Esos lunares sin rumbo

1 Comments:

Blogger Kest said...

sofi por dios.
qué chica he sido..
perdoname por no comprender..

11:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home