La Mujer Canica

jueves, agosto 17, 2006

Día 35- Nunca volvieron a verse



En el caballito habitaba un hueco, un desafío en las rodillas peladas y con costras de palabras. Decía: “dónde alguien esté gritando, allí, buscá una posibilidad para el amor" (...o la nada absoluta).
Provocación, una vida y una muerte poderosa. Una posibilidad de abatirse en el gozo, de dolerse en la salud infectada de felicidad, de atrofiarse en la belleza. Todo, sin anudarse/conformarse en la fealdad y la desesperación que trae consigo vivir una vida larga y calásica... y sus miserias y mentiras heroicas.

Alguien pregunta: “¿Es miedo a haber vivido…?” y responde una niña, la misma mujer: “no, para nada, todavía no he perdido el alma, la magia, ni aprendí a beber sin pasión". Y me pregunta: ¿quién es este patito que no grita, que está entre tus ojos y que se aculta en los silencios?... una voz, a mi espalda, responde mientras teje recuerdos: “es el único hombre, la única persona, a quien he respetado y venerado en toda mi vida. Es el que me ha muerto Joven”.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

hola linda como estas como siempre escribiendo cosas muy piolas un beso fabian rio4cba@hotmail.com

3:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home