La Mujer Canica

miércoles, julio 26, 2006

Día 32- Postal 1


Caía liviana, entre el sol y un par de humos de colores tóxicos que bostezaban (o tosían) los escapes al medio día del lunes. Era algo así como...
serenidad
blandura,
azar de tiempo.
Era un caracol alado que sin querer encontrar nada, buscaba por las dudas. Curioseaba mansa y bellamente cayendo: otro girón de viento, el misterio del cemento caliente en estos inviernos primaverales, algún charco rancio, un collage con ojos de tigre, la suela de un zapato y el peso del cuerpo, la piel de la muerte o...
manos compasivas,

juegos de niños.
Extraña de principio y fin, se desprendió antes de época: fue paloma quebrada, o braserito inútil. Nunca supo.
Ahora hay un espía, un testigo, una duda, un relato.
Guardaba, todavía, un poco de verde, de frescura entre hilitos frágiles: juventud añorada por tantos; paso rápido, inconsciente, de otros tantos más. O son los mismos.
Maduró cerca del cielo, y no fue nada en la ciudad más que basura. La confundieron en el cordón de una calle sin cartel, la asfixiaron bajo el guadal, sin ser descubierta. Tal vez,
hubiera sido un esqueleto, o mancha, entre las páginas de un libro.
No fue (casi) nada. Pero esta ausencia es presencia en el olvido.
Sospecho: he de morir de algo por el estilo.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

hola mi gustaria platicar contigo no se si me podrias dar tu correo mi correo michael_tribal@hotmail.com soy de mexico. bye escribeme

9:05 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Here are some links that I believe will be interested

8:16 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Here are some links that I believe will be interested

2:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

This site is one of the best I have ever seen, wish I had one like this.
»

5:13 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home