La Mujer Canica

domingo, junio 11, 2006

DÍA 21- domesticar al instinto (paloma de humo en la mujer canica)

Ayer me enojé. Demasiado.
El amor deberìa nombrarse desde lo irracional.
Reino de interrupciones terrenales.
Quien me da coraje, ahora me condena. Así anda, lo único que pude responderle fue una lágrima de impotencia (justo a él que no la merecía). Hace unos días me lo advirtieron: "el espìritu es un hueso".

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Canica, es el señor jota.
No vale la pena desperdiciar una lágrima por un señor que ha hecho de la universidad un negocio personal, cuyas migajas reparte con un séquito de indulgentes.
Tampoco vale la pena llorar por el seleccionado argentino de fútbol, por sus triunfos o sus derrotas. Te lo digo yo, que soy un futbolero crónico. ¿Por qué derramarse en lágrimas, de alegría o frustración, por señores que ganan millones de euros y dicen, ostentado automóviles de los que mi padre a lo largo de treinta años de años de trabajo miserable podría haber adquirido una rueda, que este país no es seguro? No es seguro para ellos, obvio. El mundo será cada vez más amenazante mientras continúe aumentando el número de hambrientos, desocupados y analfabetos. Entiéndalo.
Me salió el socialista punk.
La filosofía no está en la universidad. Tampoco la literatura, ojo.
Esto no significa que debas abandonar tus estudios. Sino, simplemente, tener un par de cosas en claro. De entrada.
Si tu proyecto de vida se orienta a la docencia, si te gustaría enseñar filosofía, entonces tenés que bancarte a los soberbios insensibles. Si, en cambio, tenés pensado vivir de otra cosa, no hay que permanecer en la uni. Es mejor tener una verdulería y, después de la hora de cierre, dedicarse, aunque sea un par de horas, a leer lo que uno quiere.
La universidad manda un mensaje contradictoriamente perverso: profesores con un sueldo mensualmente asegurado les dicen a los alumnos, por ejemplo, que la filosofía no sirve para nada. Alumnos inteligentes se prenden de ese mensaje. Demoran añares en recibirse, en obtener un profesorado o escribir una tesis. Mientras tanto, dan clases en escuela privadas, instituciones que dicen valorar su talento o capacidad, pagándoles miseria. Es notable, los directores de esas escuelas son señores o señoras que esquían en Las Leñas y afirman a toda voz que la educación (la que ellos ofrecen, por supuesto)mejorará el mundo. ¿Hará que todos podamos tener una camioneta 4 x 4 y un televisor de 10.000 pesos para ver el campeonato mundial de fútbol? ¿Eso es mejorar? Los que tienen una camioneta o un televisor de esas características disfrutan porque la mayoría no puede tenerlo. La adquisición de la mercancía, y la posesión de la misma, otorgan (supuestamente) cierto glamour.
Hay otro mundo. Y si no lo hay, es necesario inventarlo.
Canica hermosa, mujercita indomable, la pasión no tiene precio.
Ese profesor (sé de quien hablás) es un ciudadano prolijo y ejemplar. Todos los ejemplos que esta sociedad nos brinda (a través de la publicidad, la buenas costumbres, la televisión y la radio, el diario también) están viciados de nulidad. Toda actitud, desempeño o creencia que avale este mundo atroz, es un cagada.
¿Te gusta enseña filosofía, o investigar? Completá, en tiempo y forma, tu profesorado y/o tu licenciatura. ¿Te gusta la filosofía, vivir con ella, ser todo el tiempo los textos que leés, pensar tu propia vida dialogando a full con esos libros y autores? Mandála al carajo.

1:28 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

I'm impressed with your site, very nice graphics!
»

11:43 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Great site loved it alot, will come back and visit again.
»

4:09 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home