La Mujer Canica

jueves, junio 01, 2006

DÍA 16- ¿ERROR O PERMISO A LA POESÍA?

¿Acaso una leona de los cerros de Libia
o la Escila que ladra con las tripas
te parió, que no escuchas esta última súplica
ah, cruel corazón?
CATULO

Es cierto lo que me enseñaron. Algunos vivimos en el error. En el paso en falso. Y, sin embargo, espero el tacto de ello. Siempre espero. No. Mejor dicho, ilusiono. Sí. Siempre ilusiono.
Ensayo con estas lágrimas; pretendo que alguna de estas pocas muecas de agua (entre pura y turbia) que sudan de mi alma (por fin), al menos una de ellas, toque, inunde su porqué. Ese que patea tristeza imprevista, espontánea. Que sofoque su sentido, lo muerda, lo ahogue, lo disuelva. Todo para sentirlo sinceramente.
El error, el andar errando, es también coraje. Es búsqueda; sin saber bien porqué ni para qué. Pero es búsqueda necesaria (¿utopía postmoderna?). Es, asimismo, tiempo de inmensa soledad (muy), es un letargo (¿miedo?).
En la noche, sobre todo a media luz, silenciosa y desolada, con las imágenes que trae (o factura) el frío, con los regalos aun envueltos y por entregar desde hace tanto, sobre todo allí, es decir aquí, el andar errático se vuelve sublime. Irrepresentable. Se torna compañía no admitida que exige ser desechada, para luego, como seres necesitantes, le imploremos su retorno. (Como hermosísimos idiotas)
Eternamente amando. Morir amando sin beneficio (como alguien, un poeta me contó). Amar como si esperásemos a ese Godot que nunca llega. Mientras tanto vivir ligeramente. Como mujeres canicas, como seres canicas, como niños canicas que también intentan algo (por eso siempre ríen). Mientras tanto, amar errando, canicateando, embelleciendo –y quizás validando- al mundo con poesía, para luego morir. (Otra vez ridículamente)
Si tan sólo encontrara señal en ésto, en estas palabras de corazón diseccionado, en estos trozos de -casi- mujer que espera a “su” amado. No. Ilusiona. Entonces, en este pedacito de niña que ingenuamente se ilusiona con el amor desde el fracaso. Inaugurándolo alegremente.
¡Decime, decime porqué! ¡Para qué! ¡Hasta cuándo!... ¡Auxilio!
Una ayuda no terapéutica, sino penetrante, hiriente, desafiante, festiva, que se convierta en delicia y agonía quiero. También un poco de tranquilidad momentánea, casi soñando felicidad, arañando la demencia. Todo, y también lo demás (que no conozco), para sentir desde lo más perdido, desde lo incomunicable, desde el atrevimiento de la vida como seres excéntricos. Desde lo que soy.
Un yuyito recortado en mi mano. Una aspiración mediocre. Una palabra en mi cabeza. Un desvarío. Mis ojos en alguien. Alguien en ellos. Este lápiz acabándose. Mi cabeza tonta. Nada de mí, nada merece correspondencia. No me conozco. Nadie sabe quién soy. No existe un amor para espejarme. No existe la media naranja (o se la comieron o se ha podrido). No soy. No necesito.
Pero te espero ilusionada y feliz (o caprichosamente).

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Your website has a useful information for beginners like me.
»

2:59 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Great site loved it alot, will come back and visit again.
»

7:31 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

I say briefly: Best! Useful information. Good job guys.
»

3:22 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

I find some information here.

9:49 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

This site is one of the best I have ever seen, wish I had one like this.
»

2:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home