La Mujer Canica

sábado, febrero 25, 2006

Dìa 2- HACER EL AMOR

Hoy me pregunté, como tantos otros días, porqué y cómo hace el amor la gente (ustedes, yo con esta cara de lechuza vergonzosa que quiere dar el salto) y no creo poder nombrarte, imaginarte sin sentirme tonta e intimidada y casi cursi -y también pecadora-.
Entre la dicotomía varón-mujer, cuerpo-espíritu, fenómeno-noúmeno, etc, etc, etc.; juegan infinidades de variables que casi siempre las pasamos por el costado y no tenemos en cuenta, como si fueran molestias pegajosas que debemos extirpar para una vida buena.
Nos apresuramos a responder, contestar, a preguntar, a ver en los demás todo lo aparente y, como es inevitable, apariencias elegimos, apariencias consumimos y nos consumen. Pero todo lo que aparece, lo que se manifiesta como fenómeno muestra con su presencia, de forma no explícita, lo que no aparece pero puede llegar a ser. Es decir, en tu rostro de adulto culto que dejó atrás el rostro-niño (pero que lo constituye y es condición de posibilidad para el presente), canicatea implícito un abanico de posibilidades: tenés una mueca cómica cuando decís estar pensando no sé en que cosa, entonces, sos diferente al resto, aparece esa diferencia, pero podrías ser igual, sin embargo la elegís o la mueca te elige a vos. Y yo elijo detenerme en ella y cargarla de significado y sentido, y al hacerlo dejo al margen (como si se tratara de un frasco con caramelos) tantísimas cosas: tu pelo, el amanecer que se impone a la noche, la bocina muda del colectivo que no escucho pero que posiblemente sonará en algún momento y se hará fenómeno, apariencia, ocultando su silencio.
Nuevamente es decir, te elijo entre tantos y al hacerlo también elijo no hacer tal otra cosa, y eso, en cierto aspecto, me desespera y me vuelve impotente. Es como esto que estoy haciendo: escribo eligiendo (también) cada palabra, dándole la posibilidad de aparecer en el texto, en el mundo de la sintaxis y la semántica libre, de ser leída. Sin embargo, cuando escribo, por ejemplo, VIDA, es porque estoy pensando en primera instancia, aunque inconsciente, en la MUERTE y es curioso, y hasta paradójico, que sin la necesidad de analizarlo (como lo estoy haciendo ahora consciente) surja así espontáneamente como algo que a priori fue en contra de todo espontaneísmo siguiendo un hilván de ideas bien definidas.
Ah!, era otro el tema en cuestión, pero como dije al principio, todos lo caminos conducen a... mi cara de es de lechuza vergonzosa que quiere dar el salto, y para ello es preciso este puente. Siempre lo necesito/amos!!!

HACER EL AMOR, o se lo interpreta como una definición cursi del accionar sexual, o nos introduce en un misterio.
Hacer-el-amor, hacer: producir, dar vida, crear, ergon, dejar de estar en reposo para entrar en movimiento, hacer sabiendo el qué de la acción. El, ¿el?, artículo masculino, designa una cosa, pero... ¿es acaso “el amor” una cosa?... es él?, es ella?. O deberíamos decir “hacer-lo a él” o “hacer-la a ella” o simplemente dejarnos, a vos y a mi, hacernos por ello.
Sí, eso prefiero, es casi un producto de la magia que nos saca del sin sentido y nos eleva: vos junto a mi, en una experiencia trascendente que nos toma en una ráfaga de espuma (como la inmensidad del mar, pero más grande), y se manifiesta a través de nosotros... temblando me pregunto: ¿será lo que llamamos Dios?. Hacer el amor como puente.
A caso, nunca nos ha arrancado lágrimas posteriores de nostalgia bella?, quiero decir, en su plenitud y pureza el amor, no nos permite reencontrarnos con esa esencia común que nos une?, nos descompone como fenómenos y quedamos materializados en pura energía (o espíritu) pero..., de un momento a otro... cuando sentimos ese estado explosivo y fascinante que nos conmueve y satisface... ZAZ!!!, algo nos rasguña las ideas y nos arranca de esa morada, nos vuelve a convertir en carne (y con ella la contradicción se hace presente), el tiempo nos devuelve a su segundo de reloj imperfecto y constante y nos vomita su presencia... nuestras caras ya no demuestran felicidad, ya está en tiempo pasado nuestro orgasmo divino (que suerte que no me veas cuando digo esto), entonces nos queda el recuerdo de la perfección absoluta, de la belleza absoluta, de la justicia absoluta, de la cual participamos por...no sé con que unidad medible se cuantifica, pero que muy sentidamente contemplamos...
Desgraciadamente, algo nos arrojó nuevamente a este sitio que, aunque a través de los sentidos y científicamente se puede demostrar como real (mundo de la razón+verificación), se siente fabulado. Nos quedan lágrimas en los ojos, y una sensación profundísima de vacío. Cansados, uno a lado del otro como dos melodías paralelas que se han rozado en algún momento, nos miramos (imagino). Mirándonos, un poco agradecidos por ser puente, también desconfiamos; nos miramos con una especie de reproche de seguir ahí, fuera uno de otro, nos miramos desde el fracaso de la fusión, culpándonos todavía, por haber dado el mordisco a la manzana...

...creo imaginarte... con expresión de niño grande, en la cama de mamá y papá (que han salido de viaje) actuando impulsado por la pasión con cierta conserva por miedo a que ellos (que sabés que no están, pero te resulta imposible) juzguen tu cordura, tus modales ilustrados de niño pulcro, ocultos en el ropero... o esa soy yo, tal vez, inevitablemente,en vos que te (me) volvés espejo moralista.

ME DEFINO: contradictoriamente conservadora-libertaria irreparable, consumiente de “cultura estamentaria”, con inclinaciones a las llamadas “ciencias del espíritu” o artes por tener las necesidades básicas de pequeño burgués medianamente resueltas. Niña rebelde (o casi mujer canica) de situada “clase media” que cuida “las formas” para inevitablemente caer en el abismo de reconocerme como un simple mortal y quedarme así perpleja en un estado de sin saber sabiendo, o a veces mucho peor: creyendo cultivarme en lo absurdo, ah!, eso sí, un gran detalle: medias hasta la rodilla, un tutú rosa, delgada silueta, no sea cosa que parezca gula! Y un gran moño en la cabeza que dice Sofía escrito en verde y con luces incandescentes por si me pierdo, y así puedas encontrarme, o encontrarme yo misma en el espejo.

9 Comments:

Anonymous Anónimo said...

hola sofia, creeìs que nos podamos conocer en algùn momento? desconfio de la edad que dices tener. yo te sumaria un par mas, dilo que no te avergüense. espero yus proximos escritos con ansiedad. marcos

3:10 p. m.  
Anonymous juan de rio cuarto said...

me gusta mucho lo que estas buscando. y tu imagen me resulto comiquisima. juan

10:55 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Nice! Where you get this guestbook? I want the same script.. Awesome content. thankyou.
»

2:58 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Nice! Where you get this guestbook? I want the same script.. Awesome content. thankyou.
»

7:31 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Very pretty design! Keep up the good work. Thanks.
»

3:22 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

I find some information here.

9:50 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Here are some links that I believe will be interested

10:34 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

I like it! Keep up the good work. Thanks for sharing this wonderful site with us.
»

2:39 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hmm I love the idea behind this website, very unique.
»

9:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home