La Mujer Canica

miércoles, mayo 23, 2007

preguntas por el ser

¿acaso podremos
olvidarnos de la flor
de los planetas, las estrellas, y los bichos humanos
de la belleza?
¿acaso podremos olvidarnos del trabajo
del tiempo
de la muerte
de la vida?
¿acaso podremos olvidarnos del hambre
de la armonía
de la paz
del amor
y sin embargo caer bien parados en el mundo
declinando justicia
y verdad?
¿acaso podremos olvidarnos?
sospecho.
entonces hablo

LLora el cielo

Hoy llora el cielo, alguien está por escribir. Llueve en el lugar del olvido. Las ojeras rompen la noche y quieren las palabras. El sol se embarra. No quiere decir al silencio, a lo estático de las distancias. Se apaga la luna. Serenamente corre la ansiedad, entre las calles de lo posible, cansada. Se mueve entre letras húmedas, desparrama recuerdos por el espacio. De repente, todo está detenido: la mano, el sueño, la lluvia. Sin embargo, le sopla el viento adentro. Ya no puede decir, se mudó el mundo al silencio. Estaba por contar algo.

jueves, marzo 08, 2007

Pala bra dar



Tengo los huesos llenos de voces y rostros, y las palabras con calzones nuevos. Una se escupe sola de mi boca cuando respira por ultima vez. Salta de mi boca, se cae a diez segundos bajo la nada cordialmente cotidiana del mundo sin sentido en donde no hay bien que por mal no venga ni quedan tantos herreros con casa. Dijo mi tía: "es muy duro, mucho más cuando todo está bien para no estarlo, no se si se entiende... así es la vida agua y ajo como dice el dicho... a agua-ntarse y ajo-derse, ya se vera como se desarrollan los acontecimientos". Desaparece muerta (no aun mi tía). Y yo, que no quiero ser de otra cosa que de agua (en los días como hoy), la lloro harta. Otras andan histéricas por el esqueleto. Una nueva. La busco. No la encuentro. No me espera. Y así, de mareada y rara, me voy gastando como una (yo sí) espera de cosas mejores gastada. Se gasta la lengua simbólica más estas ganas de que él se enamore de mis axilas para sentirme linda y amada por él que es al único que quiero enamorar entregándole la piel y la noche aunque no lo ame. Se gasta la posibilidad de que uno diga de una vez lo que quiere decir sin decir primero lo contrario (suele suceder seguido que no haya más remedio para un buen muerto que empezar a hablar de la vida que lo morirá).
Me gasto. Y voy tratando a la oscuridad de una forma constantemente más correcta cuando ilumina las cosas al ritmo de su pie pleno y veo tu palabra de color anaranjadito sabio con anteojos y un libro bajo la cabeza que me dice, insistentemente, que mire la mía y le diga de que color es: observo: tu palabra es de anaranjadito sabio con anteojos y un libro bajo la cabeza que me dice, insistentemente, que mire la mía. La mía, no sé (------------------)
Pero no te fugues tan rápido porque estoy intentando: mi palabra es... una seducción y una nostalgia imposibles que juegan a un amor obsceno lleno de necesidades que estiran la mano para sentirte, no como el amor, sino como el sexo cuando no es humilde y abre una tregua con el corazón (obstáculo) de dios antes de que lo jodan. Ella va con el viento de corona y arrastra un montón de cosas que no sabe ni se acuerda. Sin saber, con fuego lame cuando le pesa el agua en los ojos y en la garganta. Se embaraza comiendo aire para decirte decirse decirle decir algo en el barro. Quiere decirte y no sabe.
No es un drama filosófico tu petición, sino estos ojos claramente, verdamente, perturbados que tengo como protagonista del cuento que se escribe en pronombre personal y no me deja afuera de la (no menos exaltante) invitación irrefutable de presentación pública, contadorista, dirigida a quienes ponen en duda (el juicio, la imaginación, este perfume tan exquisito y la profundidad de mi pupo) que estas palabras son una forma de conciliar las naturalezas del hombre, mientras se anima, en suma, por el significado.
Ellas, así podrían volver vivas al asunto sin tanta parte muerta.

miércoles, marzo 07, 2007


La pregunta de ese bicho se asoma desde y hasta los límites de sus huesos. (Pasa una nube). Hace llover tormentas en la boca y un relámpago (grita como un alma), que lo chupa (y tiembla adentro de la luz), estaquea la llaga y la joroba del tiempo: representante de la vida.
Se le caen astros, de la nuca a la boca, cuando sopla el miedo que causa una posible certeza, y ese miedo a lo que no...No... Hay. Los munditos los dioses las estrellas, se agitan y fijan en los lugares del aliento, una poesía y una violencia, y van atados a soles lunas y mares, también (tan bien) atados a... no se distingue (bufa el viento). Con hilo en los tobillos aparecen las caras en la mitad de esa cosa que no se llama como alguien, pero que es alguien, y corre como loca con un coraje(... que da miedo) intentado alejarse, poderosa, del olvido. (alguien vuelve al mismo lugar) (alguien está esperando abusivo hasta el cansancio) (alguien se siente un personaje kafkiano). Corre de la muerte, que la observa tan gata: corajuda, independiente imposible, que siempre tiene un rato mas para esperar.
La boca se le achucharra y se mete al bolsillo. El hombre se hace, cada vez más, eficientemente máquina y, la máquina se hace, cada vez más, dignamente humana. Tal vez, esa sea la justicia, el precio objetivo, el círculo perfecto, la magia del engranaje y la evolución que transforma todo en adaptable.
Inhala aire, con un gesto así como si quisiera capturar las verdades por la nariz en ese rincón, en ese quiebre de segundo suspendido. Revuelve, con las letras y los ojos, los pulmones. Le tirita el alma. Quiere un espejo urgente. Se mira. Pasmado, se agarra de las cosas con nombre y resuelve la desesperación. (Una parte, se la ganó el olvido vacío; la otra, Otro). Es cada vez más todos y menos él. Es otra pregunta sin punto final. Es sangre y herida de un puño que quiso voltear la pared en una furia y se dolió.

miércoles, enero 03, 2007

uno


Ellos orinan en las hamacas eucarísticamente y no se miran al espejo mientras empujan la angustia y roban el trabajo.
El santo está esperando al tren como si estuviera solito literalmente a la hora de la misa. Menudo, como si se hubiera disparado espanto a la cabeza en un arrebato de visionar a un Dios sin sombras a la hora de caer. Y se ríe por haber caído en un pie entre la muerte y las voces, burlándose del estúpido y del sabio mientras mastica uvas entre los poetas robados por el tiempo. Empapó a las niñas con sangre...
Ahí está en el sillón vacío, tu saliva de más vino, de cuerpo eterno que escupe y sueña.
El, por estos días sin poesía , está en la calle sucia (no sabe si de la carne o del alma) contando clavos oxidados como quien lee un sueño vacío o la ternura molida. Está en la esquina, esperando que el niño conserve la mirada y la palabra inocente y la salud mientras aprende a ser añejo en el silencio...también la muerte, que llega porque siempre debe todavía, entre medio de las horas.

martes, noviembre 21, 2006

cruzar rápido la calle y no mirar
después doblar
algún lado ( un algo de lugar) está listo para (qué) quedarse
un rato solamente
como la noche
que a medias babosea con su encanto al hueso y al gesto
en la fugacidad, ligera (mucho más ahora)
y no ves que vienen máquinas siguiendo unos ruidos, no la palabra. El olor se aquieta, se hace duro y caés a saltos desde otro costado hasta detenerte.
corré, se hace tarde.
ya no preguntés para quedarte. andate antes de que nazca la idea
esa mueca en el sol

domingo, noviembre 05, 2006

...

su boca
en mi espalda
caminó cuatro estaciones

jueves, noviembre 02, 2006

transición

...eras paloma
boca del cielo misteriosa
o forma desplegándose.
Tus pies
tallos en fuga del tiempo, brisa,
música río amaneciendo
armonía, vacío
oscuridad, toda,
delicadeza profunda en el ardor
existencia
Infinito,
emocionabas
te inclinabas
hasta el límite perdido de la belleza y el horror
emocionabas poderosamente

miércoles, octubre 25, 2006

"Buenos aires"




Una garganta de piedra:
entrada a la línea c de san juan a retiro
te chupa
anuncia un paseo veloz por una arteria de la ciudad
chac chac es el sonido de apertura del molino
un ruido de misil y alli está la nave transportadora en el bajo mundo.
Tomar un caño metálico todavía tibio y engrasado por otras manos
ver ojos de todos los tamaños y formas
ver a los que no nos miran
y fantasear con ser alguien en el medio de la nada.
Parada en moreno:
un mural pintado en azulejo recuerda algo de otro paisaje perdido
y una aspiración o succión de gente tras la huída de otros
y de nuevo las imágenes de la oscuridad comienzan a pasar rápidamente.
Tres estampitas bonitas en las manos de un ciego que pide perdón por la molestia
como si ser ciego causara vergüenza ajena
y a cambio del orgullo el ruido de monedas tacañas en una cubeta silenciada de miseria.
Todos permanecen
entre hartos y soñadores
talvez la lotería solucione esa vida de mendigo para muchos
mendigos del sueldo de oficina o folleto o del auto del patrón
mendigos del tiempo
y el fetiche de la esposa play boy o el marido-príncipe.
Pareciera que es imposible el amor aquí:
ni saludo
ni palabra
ni abrazo.
Mejor saltar.
Se detiene nuevamente:
la misma técnica de mural frío y el mismo olor a húmedo y quemado
el túnel nunca finaliza
tampoco la tristeza de la ciudad hinchada de Maradona y tango
como pedantería en catálogo para recibimiento extranjero.
Un cartel indica la salida:
un recoveco apretado te eleva entre escaleras y máquinas-hombres
la ansiedad de salir al mundo y ver cielo y sol.
Salis a la calle y las alarmas gritan como locas
los colectivos te raspan el cuero
la gente camina ligera entre rectángulos y lunares móviles o autos.
Girás y mirás atrás:
sigue el hueco en el cemento vomitando bichos con carteras y apurados
Tristeza
Desasosiego
Enfermedad
Soledad, mucha soledad repartida por la vereda.

I-II


Esa cosa era todo lo que quedaba del alma
un puñado de cáscara crujiente
con moscas y silencio
Alguien estaba mirando
Se acercó
Y le besó un ojo
Como si besara a dios


Buscaba cosas
Encontró un alma


...el otro masticaba cuerdas o tubitos lilas
lamía huesos
columnas cariadas.
Se devoró todo instisfecho,
buscaba el alma.
se le ríe la eternidad

día 40- ...

Ningún semáforo detiene esta cosa.

es una fotografía en el televisor,

una hora de frescura y después lo demás que no importa demasiado:

sólo un cuerno punzante en la tripa del estomago

llamarada de palabras o paladar sin excusas,

una receta médica

una hora cualquiera

un día mas de poca risa, de certeza

y el humo y una estatua libre de fisura o lisa de sentido

------

Como hacer para que ------

Para que ---

todo lo que es, y que es ahora, resurja

como…

un soplo y tensión

en alguno de esos deseos de torpe mona…

Aspirar una sacudida desviante del destino:

nada remplaza a la pregunta última o primera

(quizá esa diferencia ni siquiera tenga importancia)

chiflada: si te devora ahora

igual, todo es un brote de apariencias y palabras que nos arrumban

separar el lenguaje y el deseo

en la noche,

para hablar de cosas y más cosas,

utopías de la paloma escapada,

no es más que un ejercicio

como respirar o seguir muriéndote de a poco

y vos, siempre vos como una ciega mirando de lado a lado

la misma espina

de nosotras juntas

entre querer y poder ser:

Nadie nos ve cuando pintamos soles.

sábado, septiembre 16, 2006


Tratá de hundirte te digo
lucerito caballito arado de coraje
pequeño remolino de fuego o sol duro
¿acaso no te das cuenta que el amor es un trabajo sin salario?
mejor olvidate en la cocina con tus bichos o letras
con todos esos trozos de almitas hartas
y acomodá las arrugas de la frente de una vez
dejá de tiritar como un papelito pegado al viento
vos ave tozuda
no sos breve date cuenta y hundite
o arrancate el rostro
esa bo/ca/ra poderosa
esa cantidad de bocas o lagartijas veloces/volases/vacantes
hundite sin hablar como cólera mareada como balbuceo descosido de la certeza
¿qué pensás de la vida? ¿todavía buscando la metáfora exacta?
las poetas no son tuyas, mejor exiliate
probá ser secretaria o guardapalabras o agendanombres
y vos, presencia soberana que explorás la luna
herite o ardé, hora galopada de grillos insufribles
dejá dormir la noche
vos palabra sin definición





Y qué si dicen que no existe tal cosa. Ni las manos ni el brazo extendido como red esperando al abrazo o al mentón rasposo, buscando algún hombre entre la gente, alguien. Pero se enciende la luna por el televisor y escupe un nombre, un tiempo empañado de personas propias, al espacio de Dios empeñado, un chorro grueso de espanto en el mundo a donde las golondrinas nunca volvieron y en los ojos vuelan las estrellitas cegadoras y la gallina se fuga del puchero. Insisto: es Otro día para creer en la fe---.
Y qué si supieras que nada existe más sano ni más limpio entre los hombres que ésto.
Y así y así permanecer en la costumbre que se hace orden, y mirar con ojos de elefante los dedos que no traen sorpresitas ni se animan y, además, cambiar la angustia por alguna mercancía sin pregunta o cosa sin sentido y así nos evitamos a esos
los que se fueron y fuimos
los que nunca olvidamos debajo de la tierra
los que el ayer se chupó incompletos
los hoy que tanto cuestan
los que se fueron y siguen agarrados de la memoria, bestias desafiantes o mariposas sin flores.

jueves, septiembre 07, 2006

dia 39-

El
dice que existe esa calma
del hombre común
que impide la paz.
Dice que no hay voz ahí
Que no hay manos que busquen

El
Quiere la tempestad que ella ama
Pero
El
Le da miedo lo que ella ama
El.
Mira la arruga en la sábana
Saca la basura de adentro
Vive otro día gris de guantera
Suspira rabia, no amor

El
Dice que la mira
en su oficio de no poseerse
Ella
Es de ellos, los otros
en su oficio de enterrarse en la escritura
de nadar lenguaje
de alienarse en el amor.

El
Quiere matarla
por joven
y por eso hermosa:
esa animalito golondrina
camina fresca
con la eternidad y la dignidad de la santa belleza.
Si no
vendrá el después a torturarla,
El mismo final
bajo de presión para todo.
Y dice que después
el horror y el sin sentido
la inutilidad de haber sido
Dice que si no destriparla ahora,
sería traicionarla para siempre
Que la muerte al desdichado no le causa espanto
que él quiere recordarla
Rota de tiempo por él, inacabada.

Dice que no puede
Que tiene calma.

La ve pasar.


Ella dijo detenida
... y si inventamos la nada absoluta
cuando corrimos las sombras
y caíste de vos como pregunta.
Y el mundo se desterró de vos
y se ajó el muchachito
que resplandecía palabras con dulzura
y la violencia era tierna de coraje, ternura
y el fuego hería
como lengua furiosa
vengando la noche que no nacía limpia
de amor dolido
de pedacitos o telitas de vos.

Ella dijo
... y ahora que sabés
algunas respuestas a la existencia
tenés desgracia en la piel, huís de la memoria
abandonaste una ilusión y dejaste un vientre vacío
como al corazón de las palabras.
¿Puede ser posible que saber nos endurezca?
¿Será posible perfeccionar el lenguaje/ el alma?

...y...
¿de qué me hablás
cuando te das cuenta
que estoy sola
que voy buscando ciega
dioses en sortijas
que soy un souvenir en el pensamieno,
la carroña de alguna bestia amante,
huesitos vacilantes?

Ella gritó:
Ni la patria encontraste
y ya cerca del encanto desapareciste
pero siempre retornás al mismo lecho
donde jurás una y otra vez no volver
no habitar jamás el amor
para sentirte digno objeto de tu miedo.
Nunca sacudiste las furias por completo
Por eso la calma
Los puntos suspensivos
Esos lunares sin rumbo

miércoles, agosto 23, 2006

Día 38- La Forma


Esa barrilete golondrina quiere ser real. Piensa antes de callar... por eso se fue a invertarse, a mostrar el corazón antes de que se le haga tarde.
Quiere ser feliz, tan chiquita, tan gravemente dicha o venida, tan ardida, incendiada, íntima. Y tropieza con la risa, se cayó de una oración. Lame al fuego a contrapelo. Tiene escuela en la melancolía y así sabe volviendo de muchas cosas para no ser vacío, para dolerse jóven, para retener al mundo de alguna forma, con algún lenguaje.
En los ojos hay un altar o estanque de coraje sin querer, tiene en los ojos a la lágrima que brilla a Uno/Otro arraigado en el fondo, hueso gracioso que descansa, lo anida... sigue jugando en el dolor, radiante y oportuno, que no duerme sólo en sus papeles luceritos.
Habita con la torpeza de la culpa escondida en los bolsillos, bordeando, delineando la vida. Nada el mar del ombligo metafísico enlazando vértigos. No tiene dedos, no tiene boca. Tiene trocitos de goteras y palabras, una bandera en tiritas. Tiene mundologías de algodón y sueños de chocolatín aserrín y de flauta. Tiene sin querer. Tiene nada. Tiene vuelos de cristal. Tiene una valija esperando en el patio, mil años de final.
Tiene un adiós que no se marcha, que se queda sin quedarse, que no se dice. Tiene un amor de juguete, un capricho lírico... Hace silencio...
y no pudo aparecerse en la casa del poeta, en el engranaje del himno que le diera un empujón para no parecer ni demasiado bueno ni cuerdo, siempre demasiado incierto, demasiado ella.
Lo escribe la ausencia, lo tocan las palabras, miles de manos sustantivas amontonadas, tiritantes, halcones de la noche.
Se le hace tarde, de todos modos.Ya no puede verse.
Le nacen pies en crecimiento.

Día 37- La intelectuala

La intelectuala soñaba con un “¡Oh, nena!” mientras memorizaba frases de Simone de Beauvoir y festejaba la incorporación de la mujer proletaria (mano sudamericana) a la economía.
Se apuraba escupiendo palabras. A cada beso le correspondía cinco teorías y recitaba como nadie la sociología del tango, esperando encontrar alguno que la invitara a bailar.
Tejía cenas de seda epilogal y humeaba vinos abstractos entre citas y ramos de margaritas diseccionadas escritos en Time New Roman (bien impersonal), para un compendio o contrato amoroso que le aseguraba un seguro social, vacaciones al mar y una cirugía a los cuarenta.
Sabe que los amores eternos tienen labios ideales y que el tiempo oxida todo, hasta las ganas, por eso, no intenta más que una “fat live” de oficina o empleada estatal con servicio de mucama. Se liberó de la cocina y de toda instancia pasional. Además, abandó su anarquía creadora (que desafía a todo dios o motor fantástico posible) porque estudió para pensar (ya no puede criar)y hasta boxer de mujeres demandó al mercado.
Ahora parece una muñeca a pila con artrosis y ampollas encayadas en el interior.

lunes, agosto 21, 2006

Día 36- Flotando en un charco de ciudad

Frío rígido, el ruido azota los puntos de la cabeza. Rompe cada una de las ideas, quedan trocitos de imágenes amputadas.
Torbellino expansivo...
Una hiedra intemperiosa nace de la boca borravina.
La saliva es un mar espeso, bálsamo de flores, galaxias multicolores. El morado acaramela la carne de las paredes brillosas. Todo es una sola estrella, una única luz, albor.
Desde un tunel miro tu boca. Como si el espacio se cerrara a este claro de sueño.
Brota un movimiento centrífugo de peces en la panza...
Despacito... se une la quietud de la noche y su canica satelital/testigo/espejo, soplando melodías entre medio de las palabras y esa boca (ave trovadora) que vuela cautivando/seduciendo al alma.

(Botella con nota adentro en medio del cosmos de un charco de ciudad.)

jueves, agosto 17, 2006

Día 35- Nunca volvieron a verse



En el caballito habitaba un hueco, un desafío en las rodillas peladas y con costras de palabras. Decía: “dónde alguien esté gritando, allí, buscá una posibilidad para el amor" (...o la nada absoluta).
Provocación, una vida y una muerte poderosa. Una posibilidad de abatirse en el gozo, de dolerse en la salud infectada de felicidad, de atrofiarse en la belleza. Todo, sin anudarse/conformarse en la fealdad y la desesperación que trae consigo vivir una vida larga y calásica... y sus miserias y mentiras heroicas.

Alguien pregunta: “¿Es miedo a haber vivido…?” y responde una niña, la misma mujer: “no, para nada, todavía no he perdido el alma, la magia, ni aprendí a beber sin pasión". Y me pregunta: ¿quién es este patito que no grita, que está entre tus ojos y que se aculta en los silencios?... una voz, a mi espalda, responde mientras teje recuerdos: “es el único hombre, la única persona, a quien he respetado y venerado en toda mi vida. Es el que me ha muerto Joven”.

sábado, agosto 12, 2006

Curriculum vitae (o la sin metáfora)


Nada se parecía a todo ésto antes.
Era más fácil morir porque no tenía miedo, podía suicidarme tranquilamente sin sentir alivio ni peso moral, espiritual, ni pérdida.
Pero ahora, es insoportable.
Insoportable
insufrible
inaguantable
intolerable
irresistible
pesado
Insoportable.

(como alguien)

QUIERO GRITAR CON EL CUERPO

Insoportable la desesperación o esta vida de cuerpo indeseado vida podrida jodidamente estacionada en todo lo absurdo en un larguísimo adiós en esta basura de huesos y piel escamada por correcciones y rectificaciones, un cuerpo que ya ni siquiera extraña al deseo sexual porque no se quiere porque se indigna con la circularidad del vacío vacío, con la deuda de la virtud, con todo lo banal ligero de estos años malgastados de toda la pasión en desuso de toda esta carroña que apesta y no siente más que una sola Cosa, justamente la Cosa prohibida, la Cosa que quieren arrancar y no dejo porque todavía me punza algo innombrable y
germina rabiosa e indigna la añoranza como larva
como cordero idiota

Nada se parecía a todo esto antes, a este asco absoluto por vivir sin un sentido real.

Alarido,
y mirá esta estación insoportable como la necesidad de las manos de tocar una cuerda para dejar de sentir y jadear lo que el mundo se inhibe en cada sueño.
Alarido,
y dejar bien negra la luz de la saliva
que moja a la memoria asustada
que rompe a la armadura del paladar
y agusana al animal herido, descompuesto inmortal.
Porque nada es lo que se parece a los ojos de,
quién lo sabe. Entonces, no hay perdones para quien florece en el punto hosco de la noche. No nos perdonemos.
Nada se parecía.
Y la sospecha de que en algún tonto momento algo va a cambiar nos deja ciegos, ciegos de lo que es este estado de sitio insoportable e inmutable. Definitivamente igual. Eternamente igual.
Colérico tejido de espanto. Pájaro atrapapánico.
Todo es en vano.
Pueril
Vacío
Fútil
Intervalo
Vano.

(como alguien)

QUIERO GRITAR CON EL CUERPO

El fin de una hora que no es posible sin encierro ni destino seriado, sin recelos voladores de futuro, tiempo, tiempo terrenal para estas costillas silenciadas por las espinas de una napa cómica de enfermedades o locuras, de fiestas ups de noches up, de todo lo up que siempre se desprende y cae hacia algún momento más y malo de tiempo y de pseudoamor en donde todo se parece a todo y queda la chifladura o la nada nuevamente, la boca chorreando turbación, duda.

Y queda el hombre o dios
Y queda el hombre o dios
Y queda el hombre o dios
Y queda Él.

Nunca van a aparecer los pares porque nada permanece cierto, nunca nunca la vida va a ser tan libre como en este momento de clausura, de castidad no deseada, de celibato, de ausencia de sueño,
de mujer desposeída,
de mujer extraña.
De no mujer.
Esqueleto asexuado.

Nunca nada mejor nos rezara o suplicará, nos rozará la piel...todo para avisarnos anunciarnos, que no hay salvador, que los sueños son fracasos inconcientes y que solo la sangre decide el destino. Pero ahora la sangre está compuesta de somníferos y químicos que mantienen la mirada en el hastío.

Prozac o prosa
Alplax o en paz
Rivotril o buen vivir
Valium o que valga algo

Nada vale para la conciencia que sigue despierta y no puede articularse con la voz, con la boca rota, destrozada por querer pedir una sola caricia, por querer pedir que no le quiten el amor al alma que antes también era cuerpo.
Por querer seguir siendo niño cuidado amado...

Escisión
rotura
erosión en el pecho, en lo más hondo donde todavía late el dolor, la existencia. Casi todo se enrolla se baraja en una sola bruma en una sola bestia que devora hambrienta.
Escisión
rotura
insoportable martilleo en el corazón. El corazón se estruje, lo están martillando todos los ojos y todas las caras que amparaba.
Rotura
tajo producido por puntas frías, desde la carne hasta el alma, hasta lo más oscuro del recipiente que contiene a la razón.

Quedó el nombre que me decía en el cielorraso de alguna palabra ignorada, inútil, en alguna consonante suelta.
Quedé inexistente en el recuerdo, en el lugar del amor, en la ternura.
Voy inflamada de no-ser, despojada del espejo.
Perdida
para que me tengan sin molestar ni ser notada.

¡Ay! sigo sin poder morirme o correr el telón y ...

Pesa Todo pesa demasiado

martes, agosto 08, 2006

Día 34- Bien, estamos bien



Mirame:

¿Venís venir la oscuridad de la palabra que quiere alumbrarse definitivamente, la desesperación en el lenguaje, las teclas del futuro inexperto, las tiritas de sangre sintética o inyectable?
La pérdida del sueño existe por fin: ya nada de heroísmos a gran escala ni jugueterías con muñequitos a pila. ¡Hay que encajarse muy bien! La piel también se ensambla.
¡Estoy como una gota que se expande, libre, viviéndose liviana! ¡Encajada en la existencia!
Puedo, ruedo hasta la carcajada... ¿Y nunca esperaste "banderitas de taxi libre"? o ¿Alguien te besó con coraje? o ¿Nadie festejó tu vida?... (recuerdo, ahora, que te extraño un poco más desde tu en-tierro, como si fuera una estatua de polvo de pimienta tu presencia (o ceniza); así de absurda, te pienso conciente cuando lame el recuerdo)
Bajó.
Encontró la llave: abrió la puerta del embudo que fue superado por el líquido, todo chorreaba. Chorreaba y se convertían guirnaldas con hombrecitos trepados en los pliegues.
Eso se derramaba, se exiliaba, se alejaba de lo que lo estaba esperando en el eterno centro medular (o hueco). En algún momento, todo se confunde con todo.
El resto, como un reloj de arena, empezó a apurarse hacia el hueco, ¿A dónde se cae? ¿está desapareciendo? Sí, desaparece, porque no toca el estante de abajo en dónde caer y acomodarse puede llegar a ser la posibilidad. Otra forma de encajarse. Pero encontró a la ausencia: Nada SIN... ¿o nada CON?. Se encajó de nuevo en la existencia.
La ausencia era una mosca celosa, incansable.
Entró donde no supo jugar ¿o juzgar?: ¿Jugás? ¿París soles o monedas?.
Hacía ruido, gritaba, donde no debía (como en un pasillo de hospital) y por eso lo extraviaron. Rápido empezó a estallar el mundo mudo, el corazón se hizo hueso y sonó la última lágrima sobre una letra, la primer ausencia vacía. Le soltó la mano y una invitación le dijo: te invito a olvidarte.
En fin, nadie te espera, nadie te espesa. La cara es un as o torbellino en crianza de peces brujos fugados de la boca. Hoy no somos nadie, somos siempre ayer.
En silencio, como un perro hombre, vaguea solo el sueño que pudo ser: el impío se mira asustado, rodeado de espanto tiritante
es un jinete
entonces se mira, quiere detenerse,
se observa
nada puede
sigue galopando sobre el tiempo.
Aspirar ideas "con apología de sopapa", es lo conveniente cuando nos reimos tanto, tanto amigo, de nosotros mismos.
Si en cambio, estubieras acá, podríamos abrazar al mundo (también abrazarlo).

jueves, agosto 03, 2006

transición 6


La belleza es el primer acertijo de la vida. Es la respuesta suficiente: estamos arrojados (injustificablemente) hacia lo terrible. Tenemos al tiempo que nos dura el cuerpo para encontrar justificaciones. Cualquier intento de permanecer sería inservible; nos desharíamos de cualquier modo... por eso, soltame la osamenta y las ideas, desvestite de mí: soy una vos con apariencia externa a una yo.
Todo quiere seguir moviéndose. Chupándose. Jugando a ser gatos que resbalan en una pompa jabonosa sideral sin poder clavar las uñas ni saltar ningún tejado.

Y todo, ¡cómo lo soportamos buenitamente como cosas! (alguna vez con alergia). Interpretamos, como a cualquier cosa, un mundo conveniente: encajamos, acordamos y determinamos una cosa, cosas porque son necesarias las especificaciones y los explicatium y en la escuela nos enseñaron que la manzana o la cosa de Adán y Eva y que la bondad o la cosa de las señoras mendocinas y que las cosas malas y buenas y que la importancia de la leche esa cosa cultivada y que cuando seas grande... a otra cosa.
Vacuidad/ comedia erudita/ Superficie/ estructura oxidada/ Coseidad person-alizada
Permanecer en la ilusión nos vale la vida... nos cuesta más creencia que salud –productiva- o la creencia se metamorfosea con la salud o la producción con la creencia. Nadie ayuda a que sintamos nada (y esta tos que tanto molesta la mató a mi abuela –en serio-).
Se ordena para arriba: pongamos arriba, saquemos para llevar arriba, tirá eso para arriba, extrañalo que te va a transportar a arriba, arriba se cocina y se factura para un más arriba, todo es una fiesta universal up: los planetas saltan patas para arriba sin cinturones, la seven arriba, la mugre arriba, los ángeles (antes vecinos) un poco más arriba y mucho más arriba dios y alguna vaca india de milka perdida o estampada como lechuza sabia que quiere tocar el límite estirándose y no puede porque es muchísimo más arriba y porque las alas se le pudrieron de tanta madurez obediente, y por encima, años arriba la verdad. Y…
Las bestias: amantes: abandonados: insatisfechos: incompletos: poetas: se quedaron debajo de la tierra sin poder morirse o levantarse. Como si fueran algo, crisálidas o bichos canastos, tiemblan de miedo o festejan al mundo, antes de tiempo.
El espíritu estorba cuando se quiere definir todo con tanta lucidez, seguridad y vehemencia.
Mientras tanto (o pasa o relleno tiempo y espacio), sigo afilando palabras con los ojos (ya que no sé hablar). Y esta cosquilla en la espalda… y la tos.
Hacho la tierra, muy abajo, como si exisistir no fuese una contingencia o capricho cósmico; como si la familia y los amores ásperos fueran compañía necesaria así como el alfil o el caballo o la oficinista que guiña con las rodillas el futuro o la reina que nunca imaginé ni de niña… seamos serios…
Otros caminos pueden desabrocharse; alguna vía negativa para correr desnuda de piel y tajos, libre de la risa zafada, para difundir el plan de ajustarse al mundo de ceros, ecos y humos, de jirones y jirones profundos en el mar : suaves y melancólicos, secos de aliento, de bocas y segundos por pretender un cuerpo. Sin violar con el grito que sospecha que nada sirve para nada, ese chillido/aullido que apetece desde este abajo aplomado.

domingo, julio 30, 2006

Día 33- Incompleto


Mientras el nacimiento la desgarraba, jugaba para compaginar esta maquinaria con forma de cuerpo estimulado, animado, con la selva. No se puede encontrar adentro un poco de amor. Dijo: insisto, ya no estoy.
Es de noche, la noche es inmortal y atolondrada. Es un mar (de)desquiciado(s). Entonces, la nació insólita, para chocar al tiempo y a un par de ojos tristes de tigre viejo desterrado del monte; por eso... (silencio) algo -siempre- que perder queda. Moraleja: vamos, sigamos ganando lo que venga.
No puede dejar/dejar de seguir la sombra... como una chica tonta viajando bajo el sol de cualquier planeta, con sed y harta de absurda felicidad. Absurda... (silencio)
y necesaria como la risa. Absurda y necesaria como la verdad (silencio) que enjuicie.
Ahora un ruido, una voz, anuncia tránsitos pesados en el alma. (silencio) hay gente que sabe como impresionar caminando como laucha.
Quedate tranquilo, tibio corazón, el frío siempre pasa y la lluvia se queda sin lágrimas en algún momento. La soledad no es tan seca. Nadie (silencio) tan necesario.
En los huecos hay algo. No hay que mirarlos desde arriba como a los humanos. Hay que ahuecarse la piel y después saltar.
El hombre es una chica tonta movido por pasión, una máquina de hacer sueños imposibles o pájaros de membranas finas, mentiras, un hueco oscuro con estrellitas puntudas adentro.
Mirá:
3 Palabras cursis de amor
4 Estados de enfermedad
5 Notas y yesos
6 Lo que no espero
7 (silencio)
hay una Cosa en mente, es real. Buscá la metáfora
(que alguien lo complete)

amigo, querido amigo, me desgarro: desmenuzo mi
vida, no encuentro mas nada. Esta máquina atrofiada quiere jugar (le saltan los resortes), y jugaba (antes) para compaginar esta forma de cuerpo estimulado, animado, con la selva. No se puede encontrar acá adentro un poco de amor. Dije:
insisto, ya no estoy
en mí, necesito una curita o un camisón que me
aparezca.
Ya no estoy en mí para nadie. Ojalá se revele la silueta en algún apuro.

Es de noche, la noche es inmortal y atolondrada. Es un mar de desquiciados: por eso estoy en la penumbra, en donde no aparento estar colgada sin aire. Estan acá un par de ojos tristes de tigre viejo; no sé de quien son: no sé. Pero me miran raros o extranjeros.

Pienso...

Siempre
quiero perder lo que queda conocido para ganar lo que venga sin conocer.Sin embargo, no puedo ahora.
Nunca puedo seguir la sombra sin perturbarme... como una yo viajando bajo el sol de cualquier
planeta ideal, con sed y harta de absurda felicidad. Absurda...
(silencio)
y necesaria como la risa. Absurda y necesaria como la verdad (silencio) que enjuicie.Que me clave la
palabra, o muerda mi pulmón.
Ahora un ruido, una voz, anuncia tránsitos pesados en el alma, no hay ninguna multa que pagar, eso sirve para la desesperación (como el dinero), no para la calma (¿qué para eso?). (silencio) hay gente que sabe como impresionar caminando como laucha. Bellamente, con ojos cristalinos como el barro creador: muerto por el polvo que desparrama a su paso El absoluto (en ese momento no importaba la diferencia entre conocer y saber);

y lo creía cierto (¿quién lo creía?)...en esta época sólo nos queda emborracharnos de metáfora y comer papas fritas sin demasiado aceite (por este tema del colesterol, por eso,si es posible, que se friten con el vapor).
La soledad no se reseca cuando aun el llanto la humedece, así se disfruta entre el martirio y la bajeza de mirarnos al espejo acurrucados en el borde de la locura.Y luego, caminando con hipernormalidad/hartos de moral, pero moralistas.
En los huecos hay algo que quiero conocer. Y me arrojo (aunque no suelta del tema de las probabilidades). No hay problemas que no merezcan ser probados cuando se trata de la pasión (probablemente lo digo).En el mundo están sucediendo cosas que no se explican... desde hace un montón de muertes (no creo -ahora- que valga la pena jugar al ping-pong de preguntas y respuestas con la pasión).
Y...

La tragedia es sabia, mira a los
hombres desde adentro.

Vos, sabés de muertes, como yo
se de mentiras... o ¿men/ t/ uras?
(que alguien lo complete)

lo propio del sofista, según Aristófanes, es inventar razones nuevas.

procuremos inventar pasiones nuevas, o reproducir las viejas con pareja intensidad.

analizo una vez más esta conclusión, de raíz pascaliana: la verdadera creencia está entre la superstición y el libertinaje.

José Lezama Lima

(que alguien lo complete)

jueves, julio 27, 2006

Transición 5


La palabra resulta a veces como lo que es la luz para las cucarachas: así quedan las ideas.
Mientras tanto, invento piratas para que me saquen lo que no me atrevo. Nunca puedo decir lo que quiero.
Hay algo oculto en la vergüenza: debilidad o vestigios que toman vuelos pendulares a esos espacios micropsíquicos o encierros: quiero gritar con el cuerpo. Quiero gritar con el cuerpo.
Hay algo vergonzoso en esta soledad innombrable: látigos o lilas, mi gallina.
Nada puedo, soy vergüenza.
Mi cabeza es un revólver:
Nada tengo:
maté a mi perro
maté a mis padres
maté a mi ángel
maté a mi hermano
maté a mi amante
Nunca les dí bichos o flores.
Nada tengo, soy vergüenza.
Quiero gritar con el cuerpo.

miércoles, julio 26, 2006

Día 32- Postal 1


Caía liviana, entre el sol y un par de humos de colores tóxicos que bostezaban (o tosían) los escapes al medio día del lunes. Era algo así como...
serenidad
blandura,
azar de tiempo.
Era un caracol alado que sin querer encontrar nada, buscaba por las dudas. Curioseaba mansa y bellamente cayendo: otro girón de viento, el misterio del cemento caliente en estos inviernos primaverales, algún charco rancio, un collage con ojos de tigre, la suela de un zapato y el peso del cuerpo, la piel de la muerte o...
manos compasivas,

juegos de niños.
Extraña de principio y fin, se desprendió antes de época: fue paloma quebrada, o braserito inútil. Nunca supo.
Ahora hay un espía, un testigo, una duda, un relato.
Guardaba, todavía, un poco de verde, de frescura entre hilitos frágiles: juventud añorada por tantos; paso rápido, inconsciente, de otros tantos más. O son los mismos.
Maduró cerca del cielo, y no fue nada en la ciudad más que basura. La confundieron en el cordón de una calle sin cartel, la asfixiaron bajo el guadal, sin ser descubierta. Tal vez,
hubiera sido un esqueleto, o mancha, entre las páginas de un libro.
No fue (casi) nada. Pero esta ausencia es presencia en el olvido.
Sospecho: he de morir de algo por el estilo.

sábado, julio 22, 2006

Día 31- Ultimo



Chubi chubí y nombró al amor… la escarcha le comió los huesos, el frío le hizo arder la piel. Letra incisiva.
Siempre resulta igual: palabra infiel.
Ahora queda el posesivo huérfano en el útero.

El deseo es un bicho ciego que escarba vulnerando/lacerando a la conciencia.

…uno hizo gemir lloviendo a la razón entre olvido y olvido, entre ausencias que nunca llegan. Enrolla recuerdos… Sólo nace el vacío: extrañar caricias de manos cuando no forman parte de ningún cuerpo.



El viento no deja quieta ni siquiera a la muerte.

Transición 4






Este poema no debería ser ____________ una complicación incompleta
Como un mordisco es ______________alimento de bocas rotas
Apoético
Incompleto _________________________como un modelo para armar
agotado
Como un pájaro __________________estaqueado _______mudo_____ en mármol
Apoético
Pobre de metáfora __________pura madera de otro_______incompleto
Como un puñado de furias/deseos chillando __________
manos vacías
como uno solo __________chorreando ___en ayer __chocando siempre presente
Incompleto _____________como uno solo
Papel enfermo
Apoético
Las palabras se lo comieron____________ al poeta
de /él : poema
Al poema ____________________le falta
había poesía ________________________incomprensión nunca ___nunca
Ahora come el miedo ____________nudo_ miedo o gente
Como ______________________ciudad__ zapatos de payasos suicidamentemuertos
Cucharitas
Curitas
Cositas
Ausencias _____crocantes_______quemaduras/palabras marginales para otro
Incendio _________porque nadie lo siente ________todos son razones
Gotitas apoéticas _________________________________enfermas _____gritonas
Sangre
Molestia _____________antiestética antipática biótica
Desencuentro_____________________________ apoético
Incompleto_____________________________________________------
Carente
Acurrucado ________en la fábula que imaginó quedó ______tiniebla de suburbio
Perdido ___________estrellando_ estampado roto tembloroso
Desabrigado _________________vagamundo ___________intemperioso
Temblando ___________ardor fulgor__penúltima palabra_____buscando la exacta/o
imposible
incompleto

Quedó el poeta

sábado, julio 15, 2006

Día 30- "a esos hombres tristes"


Buscar un signo diferente al medio del desprecio.
Buscar… buscar otra cosa.
Algo despacito; terroncitos de ojos luces, vestigios apelotonados de nombres propios, ceniza mojada involatilizada, un oso violeta con pompón amarillo… algo que nos quite esto / la desesperación/ la desaparición/ la desesperación/
Otros algunos decían: “para qué apurarse, si acá todo marcha de lo más bonito, de maravillas”
¡Qué lindas las catedrales con ventiladores y santos de moda!
¡Qué linda la espuma de la cerveza caliente, la postergación de los cafés a medio beber que dejan las mujeres-bichos (no vos, Alejandra) con pelucas rubias y morochas porque la cama de la suite las espera, con carnes asquerosas, con cuentas orgásmicas que hacen proyectar futuro a base de propinas! ¡Qué lindo!
Todos quieren tronos y coronas… acaso, también, una Madonna (¿de la guarda?).
Ellos aquí viven muy. Muy altamenteespantosamenteradiactivamenteterriblemente felices. ¡Radiactivamente felices!.
¡Es la hora de bohemios artificiales, de snobismos y llamados ancestrales huesificados/pesificados en la guerra!
¡Todo se comercia Camarada! Cada cosa, con otra se compensa y se compara… ¡Todo se olvida rápidamente! No se preocupe, ya le dijeron: “todo marcha de lo más bonito”:
El Porsche estacionado sobre la miseria (y la indigencia), las cloacas repletas de monedas góticas, estatuas de platino, soldaditos sin cabezas, huesos de mucamas…
Pobre el patito de bañera, flota sobre el fasto, sobre la orina glamorosa de los que se visten chic.

¿Qué encuentran en la palabra? Les pregunto en serio.

miércoles, julio 12, 2006

Día 29- Postal



Volaba como un jinete manco, la gallina que no era ni verde ni roja. Volaba tranquila sabiendo que no era ni gato ni estampita. Era un cristalito en tiritas de coraje. Como una nube poderosa abatía la melancolía, el recuerdo, y derramaba estrellitas cegadoras.
En su vuelo, había un tendedero repleto de almendras, una casa diminuta con ventanas en el techo, mirando al cielo. Había sus plumas, todas pegadas con engrudo adornando a un espantapájaros. Había la noche, otro vuelo poderoso. Había el fuego, llamas en caras
conocidas, en ojos saltonamente rendidos y hondos de nostalgia. Había avenidas, de salivas sin dueños, de charcos de lágrimas de luna. Había el grito, gemidos redentores de crepúsculos y muertes. Había la desesperación, gente; gente/
moviéndose desesperadamente
rezando desesperadamente
haciendo el amor desesperadamente
trabajando desesperadamente

comiendo tierra desesperadamente
durando desesperadamente.
Había la vacuidad (faja /sonsa/ apretadera/ vacía/ superficie/ desabrida), forma de no haber.